Maratondesantiago.com

Historia

HISTORIA DE UN ÉXITO: SANTIAGO EN EL CIRCUITO MUNDIAL DE MARATONES

 

El Entel Maratón de Santiago, la prueba pedestre más importante del atletismo nacional, es hoy una competencia de categoría mundial. La fructífera labor iniciada por sus organizadores ocho años atrás con el apoyo de adidas y el patrocinio de la Federación Atlética de Chile (FEDACHI), ha confirmado su relevancia en la Región Latino-americana.  En abril de 2007, se materializó el proyecto MDS – Entel Maratón de Santiago, un hito deportivo y social que sólo ha podido ser realidad por el trabajo y perseverancia de un pequeño equipo integrado por profesionales encargados de su producción y la asesoría técnica de FEDACHI .

La decisión de hacer un evento que incluyera las distancias de 10, 21 y 42 kilómetros, a pesar de la complejidad logística; la definición de un circuito representativo de los lugares más importantes de la ciudad de Santiago; y la difusión en medios de comunicación masiva, permitió la participación de un mayor número de participantes. A esto se sumó el patrocinio del Instituto Nacional del Deporte y la decisiva colaboración del Gobierno Regional y la Intendencia Metropolitana en materias de seguridad pensando en la alta convocatoria de participantes.

Se esperaban seis mil participantes al abrir la inscripción en ese año clave, entre las categorías de Maratón (42k), Medio-Maratón (21k) y Corrida (10k). El resultado habla por sí solo: catorce mil corredores en las calles de Santiago, según cálculos de las autoridades, una respuesta mucho mayor de la esperada y una competencia impecable donde el atleta Miguel Meléndez se alzó como ganador con un registro de 2:19:47. En damas lo hizo Erika Olivera con 2:44:26.

 

Reubicación

Ante el éxito del 2007, para la siguiente edición la Intendencia solicitó cambiar el circuito a la Plaza de la Ciudadanía, frente al Palacio de La Moneda, como lugar de partida y meta del Maratón. Esto revistió nuevos desafíos, entre ellos medir nuevamente los circuitos por la FEDACHI y la IAAF (International Association of Athletic Federations), para que las marcas se reconocieran y sirvieran para clasificar a eventos internacionales.

Doce mil cupos se destinaron para el Maratón 2008, una cifra superada por la gran cantidad de participantes que se sumaron en esa jornada incluso sin inscripción y que lo consolidaron como el evento deportivo más masivo del país. El ganador, Roberto Echeverría, logró una marca de 2:15:37 que le permitió representar a Chile en los Juegos Olímpicos de Beijing ese mismo año. La atleta Natalia Romero se impuso en damas con 2:45:42.

En esta edición se inauguró una Expo-Maratón en el Centro Cultural Estación Mapocho, con una serie de actividades como charlas con especialistas y exposiciones de auspiciadores.

 

Cada vez más masivo

La edición de 2009 superó una vez más las expectativas más optimistas. De los más de 16 mil inscritos, 1.263 corrieron la distancia completa del Maratón, 5.558 el Medio-Maratón y 8.969 la Corrida de 10k, en una jornada cuya participación efectiva fue cifrada en más de 22 mil personas.

El triunfo quedó en manos del keniano George Okworo, con 2:18:19, y Erika Olivera ganó una vez más en damas con 2:36:19, lo que la clasificó al Campeonato Mundial de Atletismo en Berlín, Alemania.

 

Maratón del Bicentenario

Dado el crecimiento explosivo de la carrera, la organización volvió a elevar el número de inscripciones en  el 2010. Un año especial, ya que además de contar con el aliciente histórico y simbólico del Bicentenario del país, la población se encontraba conmovida por la catástrofe del terremoto del 27/F.

El Maratón de Santiago se planteó como un gesto de unidad y solidaridad para volver a levantar a la nación y a su gente golpeada por el desastre natural. La respuesta fue efusiva y más de 25 mil deportistas de todas las regiones del territorio y del extranjero se congregaron frente al Palacio de Gobierno.

Fueron testigos del despliegue de la bandera humana más grande que se haya conocido en Chile y del hito de superar los 2.600 inscritos para la distancia de 42k. El nivel técnico también se elevó exponencialmente y el ganador fue el etíope Alene Reta, con 2:12:33, rompiendo el anterior récord en manos del atleta del Ejército de Chile, Roberto Echeverría. En damas, la atleta Natalia Romero ganó con 2:41:13.

 

Un hito en televisión

2011 significó la realización de la primera transmisión televisiva del evento, un logro que llevó el MDS en vivo y en directo a todo el país durante 4 horas a través de las pantallas de Canal 13. La emisión marcó una sintonía histórica para un domingo en ese horario, de 11,8 puntos de rating y sentando un precedente del alcance de la competencia en medios de difusión masiva.

Ya consolidados en lo deportivo, el Maratón de 2011 fue el momento para avanzar en aspectos anexos. Se dio un salto tecnológico representado por: la neutralización de las emisiones de CO2, ocasionadas por el uso del transporte público (Metro), de generadores, vehículos y demás equipos de producción; la eliminación del uso del papel en los sistemas de inscripción y acreditación; y el uso de autos híbridos como escoltas de la carrera y camionetas de gas natural.

Así, el MDS se convirtió en el primer Maratón del mundo en gestionar estos avances en armonía con el medio ambiente, con la ciudad de Santiago y sus habitantes. No sería la única vez, ya que todos estos aspectos se fueron profundizando en las ediciones siguientes.

La competencia fue ganada por el keniano Julius Keter Kipyego, con una marca de 2:13:22, mientras en damas la también keniana Hyvone Ngetich lo hizo con 2:34:42. Más de cinco competidoras bajaron de los 2:40:00 y Erika Olivera, que resultó tercera, pudo clasificar a los Juegos Panamericanos y al Campeonato del Mundo en Daegú, Corea del Sur, con sus 2:36:27.

 

Consolidación internacional

La versión 2012  representó la constatación del crecimiento constante que había tenido en cuanto a extranjeros inscritos en la convocatoria. Provenientes de más de cincuenta países y cinco continentes, esta edición alcanzó una cifra récord de más de 3.000 atletas extranjeros, motivados por las condiciones del evento que lo fueron transformando en un escenario perfecto como selectivo de clasificación a los campeonatos y torneos internacionales de la distancia.

El ganador fue el keniano Peter Nkaya con 2:12:52. En damas nuevamente, la reconocida atleta Natalia Romero se impuso con 2:34:55, lo que le permitió clasificar a los Juegos Olímpicos de Londres ese mismo año.

Con estas condiciones, se solicitó a la IAAF el reconocimiento del MDS como un evento de categoría Bronce en su próxima versión, así como su incorporación en el calendario internacional de competencias atléticas.

 

Re-certificación y re-diseño

A cinco años desde su primera certificación internacional, el circuito del Maratón de Santiago debió revalidar este proceso por un medidor de la IAAF en 2013. Se aprovechó la circunstancia para volver a diseñar el circuito, rebajando la altura en la distancia del Maratón, lo que permitió a los atletas lograr mejores marcas.

Fue así como aparte de certificar las distancias de Maratón y Media Maratón, se incorporó un innovador sistema de cronometraje electrónico que mejoró los resultados. También se perfeccionó la inscripción on-line y de verificación de identidad.

En lo deportivo, los inscritos en la distancia de Maratón superan los 4.000 y la competencia internacional vio elevar su nivel con más de 50 atletas de élite y la inclusión, en varones y damas, de un alto número de inscripciones de atletas de la región latinoamericana, con el objeto de lograr las marcas para el Campeonato Mundial de Atletismo en Moscú, Rusia.

Los ganadores: en hombres, el keniano Julius Keter con 2:11:43, estableciendo un nuevo récord. En damas, la keniana Jacqueline Kiplimo con 2:30:52.

 

Próxima edición

Lo que viene es la versión 2014, fijada para el 6 de abril. Significa la entrada de Entel PCS Telecomunicaciones S.A. como nuevo auspiciador principal, en tanto se conserva el respaldo de adidas como auspiciador deportivo y a Gatorade como hidratador oficial, lo que apunta al mayor desarrollo y nivel del evento, en cuanto a los avances tecnológicos y un mayor número de servicios.

A estas alturas el Entel Maratón de Santiago ya es el más importante de la región, como fruto del trabajo conjunto de la recientemente creada Corporación Maratón de Santiago, la Federación Atlética de Chile y sus auspiciadores oficiales. Es el resultado de una planificación, evaluación, producción y organización constante durante todo el año, para un evento que ya tiene categoría Bronce, está en el calendario internacional de la IAAF y es miembro de la Asociación Internacional de Maratones y Carreras de Ruta (AIMS).

El llamado es a que el próximo 6 de abril, 25.000 corredores digan presente en la cita que se ha convertido en uno de los mayores orgullos de la ciudad de Santiago y de Chile.